Ahora mismo no tengo ninguna obra personal disponible

A veces hay cuadros que no se por qué, vuelven a mis manos, no salen de casa o me acompañan durante un buen tiempo. Los suelo colgar en el patio en un rincón muy especial para mí y me llenan el patio de vida. Luego, un buen día encuentran a su media naranja y con tristeza y alegría se marchan dejando un vacío temporal donde le espera el próximo.

Este proceso suele ser longevo ya que mi casa no es un escaparate. De esta manera puedo volver a que estos cuadros no queden en un rincón de una galería de espaldas mirando a una pared. Ahora los iré poniendo a vuestro alcance con todas sus facilidades.

Marc Jesús